domingo, 24 de octubre de 2010

RELOJ DE ARENA

.

ATRAVIESA la calle
con el semáforo del tiempo en ámbar
y el alma sembrada de espinas,
esquirlas de viento en la piel.
Escucha las horas del eco
en un desierto de flores,
mientras una nube negra
amenaza la calma.
De nada sirven las excusas
ante la pasión de la noche.
La cicatriz de otras luchas
delata la pátina del aliento.
Ahora le atormenta sólo esa flecha
en el reloj de arena
donde espera regrese la cordura.

De libro inédito Rituales de identidad
.

5 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Muy bello Ricardo, muy bello.
Ese semáforo del tiempo en ambar
que nos permite gruzar rápido para que la vida no nos atrropelle.
Un abrazo poeta grande

Marisa dijo...

Es ese reloj de arena
el que marca nuestro aliento
en la pátina del tiempo.

Vivámoslo sorbo a sorbo.

Un fuerte abrazo

Ricardo Miñana dijo...

Un buen poema, es un placer pasar a leerte,
que tengas una bonita semana.
un abrazo.

Teresa Cameselle. dijo...

ESTAS CONVOCADO AL ...

HALLOBLOGWEEN

Princesa115 dijo...

¿Y regresará la cordura?

Bonito, interesante...todo un placer leerte.

Un saludo