viernes, 26 de diciembre de 2008

Versos de vida

.

LA CIÉNAGA

Me siento ante a la sima de la vida

un volcán sediento de lava;

ya no me oprime el dolor, ni el rescoldo

muere ante el pánico de los exilios.

Sueño con párpados azules

de serpientes que habitan su seno,

en las horas eternas de vigilia

encuentro paz en mi duelo.

Ciegos están los abedules

en los escombros de la estepa

donde mueren de sed los desterrados

y los invasores minan aceras.

El espanto se apodera del día

y la radiante luz se vuelve negra,

extraña algazara de pájaros

anuncia lluvia en podrida ciénaga.


Del libro inédito Rituales de identidad

.