sábado, 6 de diciembre de 2008

Cálamo II

.

.
SOLILOQUIO

Probablemente nadie
llame a tu puerta
esta noche,
y el teléfono enmudezca
para siempre
cuando una voz entrecortada y dulce
con la sangre poblando
su garganta,
te comunique
la muerte de la estrella.
Volverás ingénuamente a asomarte
al pozo cenagoso de otros ojos,
te hundirás en el barro
hasta ahogarte;
dejarás deslizar tu corazón
por un níveo filo de sierpes
y con la boca reseca de rabia,
respirando cieno
..............................y ausencia,
podrás ver
enloquecido,
que alguien
estará besando
la luz que despreciaste.

Del libro inédito En clave de sol (1986)
.