martes, 10 de marzo de 2009

Poema XX

.
DESEOS COMO ESPINAS

Esta noche que arde en silencio
quiero cantar a la luna,
poblar el aire de pólvora
y llenar mis horas de ausencia
con la frágil llama del olvido.
Nada queda ya de las noches
que derramaban angustia,
ansiosos torrentes de lava y ceniza
sobre el párpado sediento de la hoguera.
Hay deseos que duelen como espinas
levantan llagas de espanto
y mueren en la bruma de la nada
con la misma viveza que nacieron.

Del libro inédito La miel y la ceniza
.

10 comentarios:

Luz dijo...

es muy bueno

Mimí dijo...

¡¡Impresionante!!
Me has dejado sin palabras, se han quemado con los torrentes de lava, y apagado sobre el párpado fugurante de tu hoguera.
Un abrazo, desde los mares de Extremadura

MiLaGroS dijo...

Que te puedo decir Ricardo.

Eres escribiendo sutil, elegante, sugerente, hermoso.... Escribes de lujo y eres un pedazo de poeta.
Permiteme decirte aunque suene demasiado coloquial: ¡¡ Viva la madre que te parió!! Un abrazo. milagros

Libertad dijo...

HOy hay luna llena y al escuchar tu poema me emocioné sin querer. Cómo llega a cada persona un verso y en ocasiones produce ese efecto no puedo entenderlo pero la poesía no se entiende, se siente.
Siento éste poema.
Gracias Ricardo. Ésta noche la luna ha oído tu canto.

Liliana G. dijo...

¡Cuánta fuerza tienen tus versos! Queman como la hoguera y lastiman los olvidos con sus espinas.
Has deshecho la noche con sus enigmas.
Un abrazo.

MarianGardi dijo...

Que calidad de poesia, es magnifico lo que sale de ti.
Un abrazo

estherpino dijo...

Precioso poema de angustia por la ausencia.
Muy bueno por lo que dice, con las palabras que lo dice, y por lo que sugiere.
Un abrazo.

Ricardo dijo...

Gracias amigas, me vais a ruborizar con tanto piropo. Con críticos así quién no se anima a seguir escribiendo.

Un beso para todas y cada una.

Alonso de Molina dijo...

Mi más sentido pésame a sus familiares, amigos y por supuesto a todo el mundo poético, se ha muesto una de los nuestras.

Descanse en paz

Paula Malugani dijo...

Muy bellos versos Ricardo, acabo de llegar a esta orilla, persistiré. Un abrazo!