miércoles, 5 de octubre de 2011

Poema LXX

.

SOMALIA

La soledad desgasta las paredes
de esta triste estancia,
que vieron transitar
incendios de épocas pasadas.
Donde ayer hubiera llanto
hoy se amontona el odio
y una mano contenida
se eleva en amenaza.
Los niños rezuman miseria
por sus poros de hambre
y las madres amamantan
con ubres vacías.
La sangre atraviesa los muros
desnudos y blancos
donde muere el indigente
y la quimera mata.
Ya no quedan espantajos
colgados de las ventanas,
ni en el azul del cielo
ondean banderas.
Un escaparate de tristeza
sacude los rascacielos
y la ceniza de los pájaros
inunda las miradas.
.