sábado, 19 de junio de 2010

Poema XLIV

.


FUEGO HELADO

La música que acompaña mis días

no es más alegre

que la de otro tiempo,

cuando la luz

del atardecer era reflejo

de la melancolía

que dormitaba en mi rincón.

Ahora suena más viva

con voz pura, encendida

como fuego helado,

que habita silencios del alma.

Desata últimos rescoldos,

de un fuego que aún me consume.

Tiembla mi gesto

aferrado a tu almohada

y mis labios son sabores

de las noches de invierno.


Del libro inédito "La miel y la ceniza"
.

5 comentarios:

Princesa.triste.115 dijo...

Sentimientos entrelazados...Bello poema Ricardo.

"Desata últimos rescoldos
de un fuego que aún me consume"

Besos

MiLaGroS dijo...

Muy bello Ricardo.
Mis labios son sabores de las noches de invierno.
Que fantástico.

Pero veo mucha rima seguida. pero no se como yo no entiendo mucho no me hagas caso.
Abrazos

Marisa dijo...

Un gran poema .
la última estrofa,
es un remate soberbio.

Besos

Ricardo Miñana dijo...

Muy bonito el poema, escribes muy bien, un placer leerte.
que tengas una feiz semana.

Mercedes Ridocci dijo...

Ahora dispongo de tiempo y te he venido a visitar. Me ha agradado mucho encontrarme con estas bellas palabras.
Un abrazo