viernes, 3 de abril de 2009

Poema XXII

.

EL TACTO DEL TIEMPO


Cuando el tiempo se va muriendo

y sólo perdura en la memoria

el estigma del olvido

plateando el paso de los años

con el sabor del otoño

que inunda las entrañas.

Cuando el silencio retorna denso

y el calor de los días felices

oculto en un rincón de tu sonrisa

como un aroma lejano.

Pasa devorando sueños,

espectros del pasado,

el tacto del silencio

y el roce de tus pasos en mi cuerpo.


Del libro inédito Rituales de identidad

.

7 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Maestro. Como siempre me parece precioso como escribes. Un abrazo. milagros

El Desván de la Memoria dijo...

Muy bien, Ricardo.
Un abrazo,
Ramón

Amalia,Alma de mar dijo...

Ricardo: me lanzo también a opinar en los blogs amigos .
Tal como me pides, pondré foto y contraseña .
Gracias por leer mi incipiente y dubitativo blog. Espero ser seguidora fiel del tuyo.
Nos vemos en Casetas. Un abrazo. Amalia, alma de mar

María (lady) dijo...

Es denso el tacto del tiempo y así se palpa en este pequeño tesoro que nos dejas.
¡Hermoso!

Ricardo dijo...

Gracias Milagros con críticos como tú quién no se anima a seguir escribiendo.

Un beso.

Gracias Ramón, me alegro que te guste. Bienvenido a mi blog.

Un abrazo.

Amalia me alegro que por fin te decidas a lanzar el blog con foto y todo.

Un beso.

Gracias María por tu visite, me alegro que te haya gustado el poema.

Un beso.

Carmen Aliaga dijo...

El tiempo y el silencio van persiguiéndonos siempre al poeta y viceversa.
Paso a visitar tu blog y a dejarte mis saludos.

Ricardo dijo...

Gracias Carmen por tu siempre agradable visita.

Un beso.