jueves, 5 de noviembre de 2009

Poema XXXV

.

LA LUZ DE LA PALABRA

Subió a la cumbre del silencio,

sus sienes se poblaron de ausencia,

huyó de los gritos de la noche

bajo un manto de estrenadas estrellas.

Conoció el poder de la mentira,

el magma oculto tras la nada

y desafió la insolencia del mundo

con el sólo fulgor de la palabra.


Del libro inédito Rituales de identidad

.

4 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Muy hermoso Ricardo. Impecable como siempre. Un abrazo

MarianGardi dijo...

Me gusta comot odo lo que leo que escribes.
Besos

Ricardo dijo...

Gracias amigas por ser incondicionales de este vuestro blog y por dejar siempre estas palabras de consuelo que levantan el ánimo.

Un abrazo.

Mimí dijo...

y me quedo con tu final, Ricardo.

Un abrazote desde los mares de Extremadura.