domingo, 22 de julio de 2012

Poema XCIV


ZARZAL

Rilke murió envenenado
por una rosa.
La sangre se infectó
con su fragancia.

Dentro de esta casa
atravesamos matojos, cactus, zarzales,
arcos de espinas,
para sucumbir en el fruto,
con placer.