sábado, 24 de marzo de 2012

Poema LXXXIV

PANTUFLAS

Cuando las horas 
pasan más rápidas en el reloj, 
la noche me invita a vivir despierto
con alas sedientas de nieve.
Cuando cada vez más raudos,
con arcilla en mis pies de náufrago,

me atraviesan los pasos del silencio.
Cuando las pantuflas se apolillan
en el fondo del armario,

voy poniendo cara de muerte,
encuentro la rabia.