sábado, 28 de enero de 2012

Poema LXXX





RUMOR DE OLAS

Los torpes pasos del silencio,
la sangre que navega las calles,
el intenso olor de la hoguera.
El perfume de los años,
el sosiego en las aceras,
los dedos que se han vuelto sarmientos.
El chasquear de los látigos,
los gemidos heridos de la luz,
el enjambre desnudo del polen.
El opaco sabor de los relojes,
los nombres expoliados de la tierra.

Nada me es ajeno de la vida.