miércoles, 17 de marzo de 2010

Poemas de Emily Dickinson

.EL DÍA DE CÓRDOBA, marzo de 2010

Reunidos en un libro los poemas que Emily Dickinson dedicó a la muerte

Rubén Martín recopila textos clave de la poetisa en una antología publicada por Bartleby

Efe / Madrid |

La Emily Dickinson más actual, la más dura, que se acerca a la muerte hasta rozarla, llega ahora a las librerías en bilingüe de la mano de Rubén Martín, cuya antología Poemas a la muerte cubre un hueco editorial en España sobre uno de los temas que más obsesionaron a la gran poeta estadounidense.

"Si tengo la sensación física de que me levantan la tapa de los sesos, sé que eso es poesía". Así de extrema e intensa se mostraba Emily Dickinson (Amherst, Massachusetts, 1830-1886) ante el hecho poético, para ella una cuestión casi física y un vehículo para adentrarse, además de en la naturaleza y en lo íntimo, otras de sus constantes, en el lado más oscuro e inexplicable que acompaña al ser humano.

Dickinson, un ser adelantado a su tiempo, una rara avis del siglo XIX, hija de una prominente familia protestante de Nueva Inglaterra que se retiró del mundo y se recluyó en su habitación a los 30 años, vivió con suma intensidad la pasión de la vida y el conocimiento de las artes.

"Dominaba el latín (leía a Virgilio en su idioma) y conocía la astronomía, la filosofía y la botánica", indica el antólogo y traductor de Poemas a la muerte, editado por Bartleby. Estudió alemán, tocaba el piano y era una entusiasta de la botánica. No dejó de practicar la jardinería y la horticultura hasta su muerte.

Hasta ahora, ninguno de sus antólogos se había atrevido a elegir como monografía el tema de la muerte, al que tanto tiempo dedicó.

.