lunes, 24 de agosto de 2009

Poema XXX

.

LA ESPERA

Esperas
en el andén de la inconsciencia
de una estación sin nombre,
a que vuelva aquel tren
que un día de agosto perdiste.
No sabes con certeza
si llegará algún día
y si regresa, tampoco sabes
a dónde te ha de llevar.
Tal vez sea mejor irse,
partir lejos en busca del mar,
que esta reposada inercia
de una existencia hueca y letal.
Alguien silba a lo lejos
aquella canción de entonces,
un farol se enciende en la tarde
y lentamente la noche
se apodera del paisaje
y de tu pensamiento.
Mientras paseas tu melancolía
por la misma estación de siempre,
escuchas un pálpito de estrellas,
recorres un andén infinito,
oyes silbar a lo lejos
y esperas.
.

9 comentarios:

MarianGardi dijo...

Serena espera que en tu armonica suena.
No te olvido
Besos maestro ya no me corriges?
Ya soy buena?

MarianGardi dijo...

Gracias Ricardo, ya me he dado cuenta que la poesia moderna sigue el estilo subrealista o abstracto.
Estilo Marian Ramentol, unas me salen menos explicitas que otras.
Cierto que demasiado abstractas, leo algunas y no las entiendo.
Creo que voy hacia ello poco a poco.
Mil gracias Ricardo, siempre agradecida por tus consejos
besos

Luis Borrás dijo...

Estimado Ricardo.
Gracias por tu compañía y fidelidad.
Me apunto esa publicación tuya en Olifante. Me parece realmente interesante. Resulta desesperante no poder llegar a todo.
Un fuerte abrazo, y gracias.

Emilio dijo...

Hermoso poema, Ricardo.
Una estructura sencilla y en ello está su belleza.

Saludos.

En un mes nos vemos en el Gijón.

Saludos.

MarianGardi dijo...

Ricardo, ya se que hay que poner el signo de abrir, pero en Paris tengo un ordenador frances y no tiene las entradas de las preguntas ni de las exclamaciones.
Muchas gracias por tus consejos Ricardo
Besos

reinadesava dijo...

muy lindo y muy visual, veo la estación y lo que es mejor, veo los ojos...

azpeitia dijo...

Muy bello, con un tempo sosegado y lleno de significado...un abrazo de azpeitia

Ricardo dijo...

Gracias amigos por vuestros comentarios, en realidad es un poema de principiante que pertenece al primer libro que escribí y por lo tanto inédito "En el camino". Me acordé de este poema cuando Carlos Villarrubia me envió su artículo "El arte de esperar" sobre "La voz en la memoria".

Un abrazo y gracias de nuevo.

KUBAN dijo...

Paciencia, el tren llegará y si no llega, habrá que partir de alguna forma.